120 AÑOS DE LA ICÓNICA MARCA DE MOTOS: TRIUMPH

Triumph Motorcycles

Triumph es una compañía británica que fabrica motos, cuyos orígenes se remontan al siglo XIX, cuando originalmente fue fundada por Siegfried Bettmann en la ciudad alemana de Núremberg.

Bettmann usó el nombre de Triumph desde 1886, época en la que se dedicaba exclusivamente a revender bicicletas, tras establecer en Londres la Agencia de Importación y Exportación S. Bettmann & Co.

En 1887, Bettmann registró su empresa bajo el nombre New Triumph Co. Ltd, con el apoyo económico de la empresa de neumáticos Dunlop.

También, Bettmann comenzó a trabajar con su socio de Núremberg, Moritz Schulte, quien lo animó a transformar a Triumph para que fabricara sus propios productos. 

Por ende, Bettmann compró en 1888 unos terrenos ubicados en Coventry, con dinero de Schulte y de su familia, fabricando las primeras bicicletas bajo la marca Triumph.

Después, específicamente en 1896, abrieron otra fábrica de bicicletas pero en Núremberg.

Comienzan a fabricar motocicletas

En 1898, ampliaron la producción en Coventry para producir motocicletas, logrando este hito en 1902 cuando fabricaron una bicicleta con un motor Minerva de origen belga. La primera moto producida por Triumph entonces, salió al mercado en abril de 1902 y dio inicio a una de las historias del motociclismo más apasionantes del mundo.

Y ya desde 1903 comenzaron a vender motos con la marca Triumph, que también se fabricaban en Nuremberg.

Desde 1904 producían motocicletas basadas en sus propios diseños, y en 1905, hicieron el primer modelo diseñado totalmente por ellos mismos.

En 1936, Triumph Motor Company vendió su división de producción de motocicletas a Ariel Motorcycles.

De esta forma se crea Triumph Engineering Co Ltd, que existió hasta 1984, tras ser adquirida por el empresario británico John Bloor, fundador de Triumph Motorcycles Ltd.

Triumph Bonneville T100: Un ícono de esta empresa

Bud Ekins

Adquirir una motocicleta Triumph Bonneville T100 es sinónimo de ser dueño de una moto muy ligera, cuyo sistema de freno y suspensión es calidad alta.

En esta gama este es el modelo más básico, cuyo motor es de 900cc, con un sonido muy particular que distingue a estas motos de dos cilindros.

Las sensaciones de conducción que experimentarás a bordo de una Triumph Bonneville T100 son inigualables.

Podrás mantener una posición cómoda al conducir, ya que la altura del asiento es de 790 mm. Gracias a esto, cada viaje será muy agradable para ti.

Además, dispondrás de una gama de accesorios originales para la Triumph Bonneville, para que la personalices a tu gusto, necesidades y estilo. Estos accesorios abarcan distintas opciones de equipaje, hasta soportes y otro tipo de detalles, para que reflejes tu personalidad en tu Triumph Bonneville.

Los detalles y acabados de la Triumph Bonneville son de primer nivel, aparte que es una moto con tecnología de punta.

La maniobrabilidad de la Triumph Bonneville T100 es ágil, neutra y suave, gracias a la distribución equilibrada del peso de la moto. Por ende, se pueden hacer maniobras a velocidades bajas con toda confianza, lo cual es apto para entornos urbanos.

Y gracias a la horquilla de 41 mm, esta moto mantiene un contacto con el asfalto muy firme, lo que se ve compensado con su doble amortiguador trasero.  

El sistema de frenos es provisto por Brembo y sus neumáticos Pirelli Phantom Sportscomp, son diseñados específicamente para esta moto.

Triumph street triple: Agresividad sobre dos ruedas

Street Triple RS

La gama Triumph Street Triple cuenta con un diseño muy agresivo y vanguardista, lo que se apuntala con una conducción sencilla, dinámica y de gran agilidad.

La versión RS es la más completa de la gama debido a sus altas prestaciones.

En el caso de los modelos R y R Low, estos si bien son más accesibles, no dejan de presentar un alto rendimiento bajo circunstancias exigentes.

Volviendo a la Triumph Street Triple RS, esta se hace notar por su tecnología de vanguardia y un motor de altas prestaciones.

Su motorización es de 765 cc, con un par motor y potencias al nivel de cualquier competición sobre dos ruedas.

Una Triumph Street Triple siempre ha sido un referente a nivel de desempeño y en esta ocasión, la RS no es la excepción.

James Bond también tuvo su moto Triumph

Tiger 900 Bond Edition

El mismísimo agente inglés James Bond condujo una motocicleta Triumph, justo en la 25ª producción cinematográfica de esta zaga: “Sin tiempo para morir”.

Esto fue posible gracias al trabajo conjunto entre Triumph Motorcycles y EON Productions, para unir al agente 007 y las motos de esta casa inglesa.

Los modelos utilizados en esta película fueron las Tiger 900 y la Scrambler 1200.

Para Triumph, es la primera vez que se asocian con un film de James Bond, en la que convivieron con otras empresas afamadas como Jaguar y Land Rover.

Y esto fue posible porque los productores de esta película necesitaban motocicletas con altas prestaciones para las escenas de acción.

Así consideraron para ello a Triumph, cuyas motos exhiben una esencia británica que es reconocible a escala global.

Por eso, los cineastas de este film trabajaron para adecuar a las motos Tiger 900 y Scrambler 1200 a las intensas escenas de acción que se habían preparado.

Y la elección de estos modelos correspondió al coordinador de especialistas de esta producción cinematográfica, Lee Morrison.

Morrison aseveró que necesitaban motos ágiles y potentes, para ejecutar las escenas de acción como lo indicaba el guion.

De esta forma, esto lograría encajar dentro del argumento del film, para que se viera como algo creíble en la gran pantalla.

Para ello se fijaron en el estilo ostentado por la Scrambler 1200 y por la Tiger 900 ofrecida por Triumph, quedando impresionados por ambos modelos.

Ambas motos fueron usadas en modo Off- Road Pro, obteniendo resultados en escena, impactantes y espectaculares.

Un estandarte inglés del motociclismo

Triumph es un ícono de la industria motociclista británica, que ha podido proyectarse a muchos mercados a nivel mundial por muchas razones.

Uno de estos motivos es la alta calidad de sus motocicletas, no solo en el aspecto visual, sino a nivel de prestaciones y la durabilidad de sus partes y piezas.

Por ende, Triumph es un digno embajador inglés que orgullosamente, ha podido desplazarse por muchas carreteras del globo terráqueo.

Deja una respuesta