Conoce las mujeres moteras más influyentes de la historia.

Las mujeres moteras han tenido siempre un papel muy pequeño dentro del mundo del motociclismo. Son pocas las figuras femeninas que se han conocido en este ámbito a lo largo de los años.

El próximo 8 de Marzo celebramos el Día Internacional de la Mujer, en conmemoración a todas las mujeres del mundo que han luchado y siguen luchando por su participación en la sociedad.

Por ello, hoy queremos dedicarles este post a todas esas mujeres del mundo, pero sobre todo a esas mujeres moteras, que decidieron tomar los mandos de su vida y, sobre todo, de sus motos.

Aunque el mundo de las motos es y ha sido siempre masculino, hemos conocido mujeres muy valientes que se han hecho su hueco en él.

Han cruzado continentes en moto, han competido en carreras, incluso se han llegado a disfrazar para conseguir su objetivo.

Todas ellas tienen un punto en común: la pasión por las motos.

¿Quieres conocerlas?

13 mujeres moteras que han hecho historia

A lo largo de la historia, la figura de la mujer motera ha ido cogiendo fuerza hasta llegar a la actualidad, donde es muy común encontrar a una mujer subida a una moto.

Incluso la encontramos compitiendo en importantes carreras, rodeadas de pilotos masculinos y ganándolas.

Vamos a destacar algunas de las mujeres moteras más influyentes y reconocidas.

Agnes Muriel Hind

Agnes Muriel nace en 1882 y a principios de 1900 se convierte en la primera mujer en conducir una moto por las calles de las distintas ciudades de Gran Bretaña.

Con tan solo 21 años, decide comprarse una Singer, que se caracterizaba por tener el motor en la rueda trasera. En 1905 consigue acceder al Motor Cycling Club.

En ese momento, comienza su andadura por diferentes carreras, como el Albert Brown Trophy, las 24 Horas de Londres a Edimburgo o los Six-Days Run.

Todos sus éxitos llamaron la atención de diferentes marcas de motos, que la eligieron a ella para probar sus nuevos modelos.

Agnes Muriel Hind

De esta manera y de la mano de Rex Motor Manufacturing Co, Agnes Hind diseña su primera moto en 1907 dirigida a un público femenino. La llamaron Blue Devil.

Destaca también en el periodismo deportivo, especializado en el motociclismo, escribiendo la columna The Lady Motorcyclist. Pero no deja la competición de lado, compaginando estas dos facetas.

En el año 1931 es elegida como miembro vitalicio de la Asociación Pioneer Motor Cyclist, siendo la primera mujer en alcanzar esta posición. En 1950 es proclamada como miembro honorario vitalicio del Ciclo Club Motor.

Fallece en 1954, a la edad de 74 años.

Augusta y Adeline Van Buren

En su lucha por demostrar la igualdad entre hombres y mujeres, las hermanas Van Buren, en el año 1916, empezaron un viaje que, con el tiempo, lo cambiaría todo.

Necesitaban mostrar al mundo que las mujeres tenían la misma valía que los hombres y que ellas también podían desempeñar también un papel durante la Primer Guerra Mundial.

Por ello, un 4 de julio de 1916 se subieron a sus Indian Powerplus 1000 y partieron desde Nueva York rumbo al oeste.

Dos meses de travesía de costa a costa, donde las hermanas Van Buren no se detuvieron por nada, ni por la policía.

Las autoridades, muy en contra con la forma de vestir masculina de estas dos mujeres, intentaron arrestarlas.

Con sus motos, llegaron a la cima de Pikes Peak, convirtiéndose en las primeras mujeres en alcanzarla con un vehículo de motor.

Hermanas Augusta y Adeline Van Buren, las primeras mujeres moteras en cruzar Estados Unidos

El 8 de septiembre llegaron a su destino en Los Ángeles, pero decidieron continuar hasta Tijuana, donde finalizaron su viaje y pusieron rumbo de vuelta a Nueva York.

A pesar de todo su esfuerzo, el ejercito denegó su entrada como pilotos mensajeros. Este acontecimiento no frenó a las hermanas Van Buren, que continuaron su lucha por los derechos de la mujer.

En el año 2002 se les otorgó un gran reconocimiento por su hazaña y trabajo, Adeline y Augusta Van Buren fueron incluidas en el Salón de la Fama de la Motocicleta.

Cien años más tarde del inicio de su aventura, un gran número de mujeres moteras se subieron a sus motos para realizar el mismo recorrido cruzando el continente. Un bonito homenaje.

Fay Taylor

Nacida en Irlanda en 1094, Francis Helen Taylor fue una niña que desde temprana edad tenía clara su pasión por las carreras de motos.

La Big Port 220cc fue la moto en la que Fay aprendió a conducir. Comienza a apuntarse en todas las carreras Speedway de los alrededores, pero en todas se encuentra con la misma respuesta negativa.

Pero ella nunca se rindió en su empeño en demostrar su valía en las pistas de tierra.

Llamó la atención de muchos promotores del mundo del motociclismo, pero solo para usar su imagen como reclamo publicitario. Esto lleva a Francis Taylor a la desesperación.

En Australia recibe su primera oportunidad y compite con una Douglas 500cc. Define este momento como el más emocionante de su vida.

Carrera tras carrera, consigue desbancar a los pilotos favoritos del público y empieza a destacar entre los competidores.

A su vuelta a Irlanda, Taylor se alza, no solo con el trofeo Ashes, si no que consigue batir la vuelta rápida de Ray Tauser.

Tras la prohibición de la participación de las mujeres en las carreras de motos, se pasa a los coches, donde también consigue hacerse con diferentes títulos.

En el año 1959 decide retirarse de las competiciones. Fallece en 1983 a causa de un derrame cerebral.

Bessie Stringfield

Además de la desigualdad entre hombres y mujeres de aquella época, Bessie Stringfield tuvo que luchar a su vez contra el racismo generalizado.

Bessie nació en 1911 en Carolina del Norte, en el seno de una familia afroamericana. Tiene su primera Indian Scout en plena adolescencia.

Con mucha valentía y decidida a enfrentarse al mundo, en 1930 se sube a lomos de su Harley-Davidson y comienza un viaje en solitario por todo el país.

De este modo, se convierte en la primera mujer negra en conducir una moto por todo Estados Unidos, recorriendo un total de 48 estados.

Sufrió mucho por el color de su piel, llegando a ser negada su entrada en alojamientos y teniendo que pasar la noche en la calle.

 Bessie Stringfield, primera mujer negra en recorrer Estados Unidos

Pero las cosas cambiaron y durante la Segunda Guerra Mundial le fue otorgada la posición de piloto mensajero, convirtiéndose en la única mujer dentro de esta unidad.

Años más tardes, instalada ya en Miami, participó en pequeñas carreras y fundó el Iron Horse Club.

Bessie Stringfield fallece en 1993. Su gran trabajo se reconoce hoy en día en el Salón de la Fama de la Motocicleta y por medio del Premio Bessie Stringfield.

Carmen Vinals

Cuando la española Carmen Viñals decidió dedicarse en 1933 a competir en carreras de Dirt Track, la gente la miraba como si fuera un monstruo. ¿Una mujer compitiendo en un deporte de hombres?

Pues sí, esto no amilanó a Carmen, llegando a convertirse en la primera mujer española en competir en esta modalidad.

Su estadio predilecto fue, sin duda, el de Montjuic. En él se disputaron muchas carreras sobre una vieja pista. También

Desgraciadamente, la llegada de la Guerra Civil en España provocó que esta modalidad desapareciera del mapa español, pero no la figura de Carmen Viñals.

Carmen Viñals

Theresa Wallach y Florence Blenkiron

Dos mujeres moteras con un destino: un viaje en moto por el continente africano.

Theresa Wallach nace en 1909 y pronto empieza a codearse con muchos de los pilotos ingleses de referencia de ese momento, aprendiendo lo mejor de cada uno de ellos.

Compite en una gran cantidad de carreras y modalidades. Llega a ganar en 1939 la Gold Star de Brooklands, premio que también adquirió su gran amiga y compañera de aventuras: Florence Blenkiron.

En el año 1935 estas dos amigas comienzan uno de los viajes más importantes de sus vidas. Deciden subirse a sus motos y recorren el continente africano, saliendo desde Londres en una Panther Redwing 600cc.

¿Sabían por dónde iban? No, ya que nunca llevaron una brújula durante la ruta. Solamente la intuición y la ayuda de la gente las hizo llegar juntas a su destino, Ciudad del Cabo.

A duras penas consiguen unos cuantos patrocinadores, entre los que se encuentran Phelon & Moore. De esta forma, consiguen una moto adaptada a las condiciones que van a tener que soportar.

Fueron muchos los contratiempos que se encontraron por el camino, pero ninguno de ellos les hizo retroceder antes de alcanzar su objetivo.

Theresa Wllach y Florence Blinkiron recorriendo el continente africano

Tardan exactamente 215 días en alcanzar Ciudad del Cabo en moto, habiendo recorrido en su totalidad más de 12.000 kilómetros.

Sin embargo, el punto y final de este viaje, se convirtió también en el de una buena amistad. Florence y Theresa volvieron por separado y nunca más se reencontraron.

Mientras Theresa se mudó a Chicago donde fundó una escuela de conducción, Florence Blenkiron residió una larga temporada en India, hasta la muerte de su marido.

Sally Halterman

Se dice que quien la sigue la consigue, ¿no? Pues es el caso de Sally Halterman que, tras 10 años insistiendo para que le concedieran la licencia de moto, en 1937 la consiguió.

Pero eso no significaba que hasta ese momento no hubiera conducido una, ni mucho menos. Era muy común ver a mujeres subidas en motos, pero todas sin licencia.

Fue Sally Halterman la primera en conseguirla. Tras un examen práctico perfecto, el examinador tuvo que darle la enhorabuena por su impecable conducción.

En ese mismo momento, la señorita Halterman fue admitida en el D.C. Motorcycle Club.

Sally Halterman, primera mujer en conceder la licencia de moto. Una de las 10 mujeres moteras más influyentes de la historia

Dorothy Robinson

Conocida también como Dot Robinson, nace en 1912 en una familia de apasionados por las motos. Su padre en aquella época era piloto amateur en Australia.

Con tan solo 18 años gana la carrera 100 Millas de Flint. Junto con su marido Earl Robinson recorrieron de costa a costa Estados Unidos, batiendo numerosos récords.

Consiguió comprar la tienda de su padre con la ayuda del fundador de Harley-Davidson y montó su propio concesionario Harley.

Con empeño, consiguió que la AMA le permitiese participar en carreras nacionales, convirtiéndose en la primera mujer piloto.

La edad no le impidió a Dorothy seguir a lomos de su moto, así que persistió hasta 1998. Tan solo un año después falleció.

Ese mismo año la AMA la incluyó en el Salón de la Fama. El museo Harley Davidson tiene expuesta su espectacular moto color rosa como homenaje.

Mujeres moteras en el Salón de la Fama, Dorothy Robinson

Laia Sanz

La pasión por las motos corre por sus venas y a los cuatro años ya empezó a tenerlo claro.

Con tan solo 7 años ya participó en su primer Campeonato en Corbera de Llobregat y, aunque no se subió al podio, le sirvió para darse cuenta de que las motos iban a marcar su vida.

Cinco años después, en 1997 participó con una moto de 80cc en categoría masculina y consiguió la victoria.

Comenzó a participar en competiciones femeninas de trial y a conseguir más primeros puestos. Con mucha valentía, se inscribió en el Campeonato de España de Trial, siendo Laia la única mujer participante.

En el año 2000, con tan solo 15 años, se alza con el título de campeona nacional en la categoría de cadete masculino.

Esta victoria le abrió el camino hacia el mundial femenino de trial, donde siguió acumulando éxitos y podios.

En el 2011 consiguió cumplir su sueño más ambicioso, participar en un Rally Dakar. Consiguió hacerse con el Trofeo Femenino y quedar en 39º posición, ¡nada mal!

Laia Sanz, una de las mujeres moteras más influyentes en la categoría offroad

El año 2012 ha marcado historia en su vida, ya que llega a conseguir dos increíbles victorias en tres años consecutivos: el Trofeo Femenino en el Rally Dakar y Campeona del Mundial de Trial.

Los títulos mundiales siguieron acumulándose en su estantería de victorias por muchos años. En 2014 se convierte en la primera mujer en conseguir ganar una etapa completa en un raid de motos.

Se sumergió también en las competiciones de enduro, dejando claro que era una modalidad echa para ella, ganando por ejemplo, la Medalla de Oro durante los X Games de Enduro.

Hasta 7 veces ha conseguido terminar una de las pruebas más duras del mundo, el Rally Dakar, un hecho histórico para el sector femenino.

Su palmarés sigue ampliándose con cada prueba que participa: trial, enduro, Dakar, etc.

María Herrera

En este homenaje a las mujeres moteras del panorama nacional e internacional, debemos destacar también figuras más actuales, como la de María Herrera (@mariaherrera_6).

Esta joven española consiguió en 2013 alzarse con el título de primera mujer en ganar una carrera del Campeonato de España de Velocidad, con tan solo 17 años.

Dos años más tarde, entre 2015 y 2017, se consolida como piloto en la categoría de Moto3, del Campeonato Mundial de Velocidad.

Actualmente continúa su andadura en el motociclismo. Compite en la categoría SuperSport en el Camponato del Mundo de SuperBikes de la mano del equipo Yamaha MS Racing.

María Herrera, campeona de una carrera en el campeonato de españa de velocidad

Ana Carrasco

La última mujer que destacamos en este pequeño resumen de apasionadas por las motos es, como no, Ana Carrasco.

Esta joven murciana nos dejó a todos sin palabras hace apenas dos años, cuando se alzó con el título de Campeona del Mundo en la categoría de Supersport 300.

Con este título consigue también convertirse en la primera mujer en ganar un título del Campeonato del Mundo FIM, con 21 años.

Ana Carrasco, primera mujer en ganar un campeonato del mundo de motociclismo. Una de las mujeres moteras más influyentes de la historia

Con tan solo tres años, ya empezó a intuir que las motos eran su verdadera pasión y trabajó con mucho esfuerzo para conseguir sus objetivos.

En el 2013 empezó a destacar y a llamar la atención de los aficionados a este deporte. Una mujer que puntuaba por primera vez en la historia en un Campeonato del Mundo de Moto3, tenía que ser ella.

Estamos seguros de que continuará siendo una mujer que haga historia en el mundo del motociclismo.

Son muchas más las mujeres moteras que nos encantaría destacar aquí. Sin contar todas aquellas que lo hicieron en silencio, debido a la represión del momento en el que vivían.

Hasta aquí el pequeño homenaje de todo el equipo de Motopasión Store a todas aquellas mujeres que comparten con nosotros, su pasión por las motos.

El mundo todavía tiene mucho que cambiar, pero estas mujeres son las que consiguieron dar los pasos acertados para conseguir llegar a su objetivo.

¡Nos vemos en el siguiente post 👋!

Un post por todas las mujeres moteras

Deja una respuesta