Royal Enfield Pegasus Edition, una moto para dar mucha guerra.

Pocas marcas se mantienen inalteradas después de décadas. Algunas siguen guardando la esencia, sobre todo con la moda retro que nos invade. Dentro de un mercado plagado de motos nuevas con estética antigua como las Kawasaki Z900RS o Triumph Bonneville se encuentra una fábrica que sigue manteniendo la esencia en su proceso de fabricación, esa es Royal Enfield.

Aunque la firma indú comenzó a fabricar motos en 1901, no fue hasta los años 30 que se popularizaron con la Bullet. Pongámonos en situación, las motocicletas inglesas como las Norton, Triumph y Vincent eran lo más puntero en la industria, tanto en las calles como en los circuitos.

Este modelo incluiría tecnología que aunque ahora sea lo más común, por aquel entonces parecía ciencia ficción. Hablamos de elementos tan extendidos como culatas dobles o cambios de marchas en el pie.

La Bullet y sus compañeras de gama por aquella época marcaron un estilo vigente hasta nuestros días. Se mantuvieron en producción en primer lugar como una alternativa económica a las deportivas, pero con el paso de los años se popularizarían como motos de estilo retro. Estas motos van desde el modelo actual de la mencionada Bullet hasta motos como la Himalayan de la que ya hemos hablado en entradas anteriores.

Airbone, la pulga voladora.

En 1939 el mundo estaba conmocionado debido a la Segunda Guerra Mundial. Reino Unido era una de las potencias más notables en este conflicto. Durante esta época se probaron muchas soluciones de movilidad enfocadas a la guerra, una de ellas desarrollada por Royal Enfield.

El modelo militar icono por excelencia es el «Airbone» conocida como la Pulga Volante. Esta 125cc de dos tiempos se puede cargar en un bastidor especial con un paracaídas incorporado. ¿Su cometido?, que las tropas aerotransportadas pudieran recorrer grandes distancias de una manera más rápida concediéndole ventaja en la batalla.

Esta moto era muy parecida a la DKW RT100, una moto muy ligera y versátil ideal para el campo de batalla. El Ejército Alemán desestimó utilizarla por una simple razón: la compañía DKW estaba dirigida por judíos. Esta oportunidad fue aprovechada por los ingleses para producir una tecnología similar bajo licencia Royal Enfield.

Royal Enfield Classic, una clásica atemporal.

Las motos fabricadas por Royal Enfield están ancladas en los años 30 pero con los elementos suficientes para ser comercializadas a día de hoy.

La antigua Bullet 500 inspiraría el diseño de todas las Royal Enfield hasta nuestros días.

La Classic guarda la esencia de motos como la Royal Enfield Bullet 500 de 1936, con conseguiría una 8ª posición en el TT de la Isla de Man, pero con unos componentes más modernos.Comenzando por su suspensión, su horquilla es telescópina, nada de incómodas ballestas, además de amortiguadores traseros dejando atrás los cuadros rígidos. Los frenos cuentan ahora con discos delanteros y traseros, preparados para albergar el ABS obligatorio.

Su motor es fiel a la esencia de los años 30 con un monocilíndrico de cuatro tiempos y 500cc refrigerado por aire. Eso sí, con su debida inyección electrónica adaptando la moto para la normativa Euro IV.

Royal Enfield brinda así la experiencia única de conducir una moto clásica pero recién fabricada con todo lo bueno y lo malo que conlleva. Estamos hablando de una moto muy sencilla y con una innegable estampa clásica aunque las vibraciones están presentes a altas revoluciones y la instrumentación se puede volver demasiado básica. Eso sí, con un precio desde 4300€ encontramos argumentos muy sólidos para comprarla.

Pegasus Limited Edition, la Royal Enfield más especial.

Es innegable que la Classic 500 tiene una presencia peculiar. La elegancia de una moto clásica es siempre notable. Pero si no tienes suficiente con la Classic 500 normal, la edición limitada Pegasus promete un extra de exclusividad.

Las alforjas de lona combinan a la perfección con el conjunto de inspiración militar.

Esta moto intenta homenajear a una moto tan mítica como la «Pulga Voladora», ¿lo consigue?. Su inspiración militar es evidente. En sus dos decoraciones marrón y verde oliva se estampa un número de serie el logo de la Pegasus Airbone. Monta un asiento en estricto negro en la versión marrón, mientras que en la verde oliva es marrón imitación de cuero. Ambas decoraciones destacan por su ausencia absoluta de elementos cromados. Pero si algo convierte esta moto en un vehículo militar son sus alforjas de lona, ¡ideales para guardar tu rifle de cerrojo! Por supuesto, dichas alforjas cuentas con el logo Pegasus estampado.

La cantidad de detalles que contiene esta edición limitada es innumerable. Podrías pasarte el día entero enumerando los detalles de esta moto y no dejaría de sorprenderte. Cuenta con varias correas de cuero y el logo «Made Like a Gun» aludiendo al pasado de la fábrica en la industria armamentística. Por desgracia, el nivel de detalle de su instrumentación no es tan bueno.

royal enfield
La ausencia de cromados y las correas de cuero son sus señas de identidad.

Conclusiones:

battery box
El logo «Made Like a Gun» hace referencia al pasado de la empresa en la industria armamentística.

En definitiva, una moto capaz de girar cuellos a su paso. Podría pasar perfectamente por una máquina de hace 60 años, pero con las ventajas de una moto nueva. Tan polivalente que permite usarse a diario, siendo además ideal para paseos esporádicos. Su precio es de 5.795€, no está nada mal si tenemos en cuenta que solo llegarán 60 unidades a España.

En Motopasion Store disponemos de todo tipo de equipamiento, incluso para esta moto. Un ejemplo es la chaqueta ventilada Rev’it Eclipse color marrón. Un casco que combina muy bien con esta máquina es el AGV X70 con un innegable toque vintage. ¿Qué te pondrías tú? ¡No olvides dejar tu opinión en los comentarios! Puedes suscribirte a nuestro blog introduciendo tu correo en el formulario situado a la derecha de esta página.

Deja una respuesta